La cloración salina en piscinas es la alternativa al cloro que ha estado arrasando en los últimos veranos. Y es que, si tienes una piscina de cloro, seguro que ya sabes que este elemento puede suponer a veces irritaciones en la piel y en los ojos, un cabello mucho más estropeado durante el verano e incluso ataques de tos y estornudos. Una piscina es un lugar ideal para refrescarte en verano y pasar tiempo divirtiéndote con los tuyos. Por eso, queremos contarte las ventajas de la cloración salina y todo lo que necesitas para disfrutar de una piscina sin cloro más saludable

¿QUÉ ES LA CLORACIÓN SALINA?

La cloración salina es el proceso mediante el que se obtiene el cloro directamente a partir del agua a tratar mediante un proceso electrolítico. Esto hace que no sean necesarios productos químicos añadidos para garantizar el mantenimiento de la piscina, lo que a su vez favorece a que la calidad del agua sea mayor.

VENTAJAS DE LA CLORACIÓN SALINA

  • Confort: Si ya has probado a bañarte en una piscina de sal, habrás comprobado que la sensación es totalmente diferente: es como darse un baño en la playa, pero sin las incomodidades de esta. Además, al salir tampoco notas la piel y el pelo más ásperos. Otro punto a favor tiene que ver con conseguir un bronceado bonito. Los restos de sal que queden en tu piel te ayudarán a conseguirlo.
  • Mejora de la higiene y salud: Cuando el cloro químico entra en contacto con sustancias como la orina, crema solar, saliva o sudor, se crea la cloramina, que es la causante de nuestro picor de ojos y molestias en la piel. Además, las piscinas de cloro necesitan un agente químico llamado ácido isocianúrico, que, si supera ciertos niveles, también resulta perjudicial para la salud.
  • Sostenibilidad: Lo natural no es solo respetuoso para la salud, también lo es para el medio ambiente. Y es que, el cloro que se evapora en lugar de ser químico es natural. Además, con la cloración salina evitamos los gases tóxicos que se producen al manipular los agentes artificiales que se necesitan para la desinfección química.
  • Aumento de la durabilidad: Los activos químicos usados en las piscinas de cloro son corrosivos, pero la sal no lo es. Por tanto, la vida del clorador salino será más larga que la del sistema de desinfección artificial.
  • Mayor comodidad: El mantenimiento de la piscina con cloración salina no es tan esclavo como el de las piscinas de cloro: solo necesitas la sal.
  • Mejor desinfección: Con la cloración salina, el agua se desinfecta de manera automática, e instalando una bomba dosificadora, el nivel de PH también se controla automáticamente.
  • Bajo consumo eléctrico: Se puede comparar el consumo eléctrico que necesita el clorador salino con el voltaje de una bombilla.
  • Ahorro económico: Es cierto que el desembolso inicial que se necesita para convertir una piscina convencional en una piscina de agua salada puede ser elevado. Sin embargo, a la larga será un desahogo para tu bolsillo. Además de ahorrar en la compra de productos químicos que ya no son necesarios, también ahorrarás en la factura de la luz y en el mantenimiento del equipo depurador.

¿QUÉ ES NECESARIO PARA CONVERTIR MI PISCINA CONVENCIONAL EN UNA PISCINA DE AGUA SALADA?

Para poder disfrutar de tu piscina de agua salina, debes incorporar un generador de cloro al sistema de la misma. Este, funcionará con sal, la cual se incorpora directamente al vaso de la piscina. Tanto a la hora de elegir el clorador, como a la hora de saber qué cantidad de sal debes añadir a la piscina, debes tener en cuenta los metros cúbicos de la misma.

EN MERYVA PODEMOS AYUDARTE

Entre otros servicios de mantenimiento de piscinas y jardines, en Meryva somos especialistas en la instalación de equipos de cloración salina, poniendo a tu disposición a los mejores especialistas, quienes te aconsejarán según las características de tu piscina. Para más información sobre nuestros servicios, visita nuestra página web y no dudes en ponerte en contacto con nosotros. ¡Estaremos encantados de asesorarte!

Translate »