TRATAMIENTOS DE AGUA

Osmosis

Los fabricantes y distribuidores de equipos de ósmosis inversa han desarrollado diferentes tipos de modelo de aparatos, que se adaptan a las exigencias y necesidades de los diferentes casos particulares ante los que se puede encontrar un consumidor. De todas maneras, en esencia, el mecanismo de todos estos aparatos siempre es el mismo: el agua que atraviesa una membrana y la división en dos partes: una potable y una de rechazo que no es apta para el consumo humano por su alto contenido en sustancias nocivas. El agua potable la emplearemos para beber y para realizar todas las tareas del hogar.

Electrolisis

Este es sin duda el sistema más popular y efectivo de los que funcionan actualmente, además de ello es un sistema económico y natural; puesto que únicamente le añadimos sal común al agua para su funcionamiento; sin cloraminas, productos químicos, oxígeno o otro tratamiento que afecte a la calidad o pureza de la misma.

Se basa en conseguir cloro gracias a la electrolisis producida en el agua debido a la concentración de sal que hay en ella

Descalcificadores

Descalcificar consiste en eliminar a través de intercambios iónicos la dureza del agua debida al exceso de calcio y magnesio, que son los causantes de provocar incrustaciones en las instalaciones.

El agua pasa a través de un lecho de resina que, gracias a sus características químicas, se encarga de atraer y retener la cal sin alterar la característica de agua potable. Así pues, a diferencia de otros sistemas (imanes o electroimanes) la cal a la salida del tratamiento no existe.

Translate »