Ahora que se acerca el calor y la temporada de baño seguro que estás poniendo tu jardín y piscina a punto para disfrutar al máximo de ellos. Y es por eso que recomendamos el hábito de observar con frecuencia el nivel de agua de tu piscina. Y no solo por el buen funcionamiento del sistema de depuración, sino también para detectar posibles fugas de agua.

¿QUÉ SON LAS FUGAS DE AGUA?

Es habitual que en verano el nivel de agua de la piscina baje con mayor velocidad debido a la evaporación, la escasez de lluvias, el lavado del filtro, las salpicaduras de la gente que se baña en ella, etc. Sin embargo, es importante estar atento a que esta disminución no obedezca a una fuga de agua que, aunque en un primer momento pueda resultar siendo inapreciable, termine suponiendo un problema importante y desagradable para nuestro jardín y nuestro bolsillo.

El problema de las fugas en piscinas (sobretodo en piscinas de hormigón) suele ser bastante común. Sin embargo, pasa desapercibido hasta que se vuelve un problema mayor. Por esto, es necesario realizar un seguimiento periódico de la piscina.

SÍNTOMAS QUE INDICAN FUGAS DE AGUA EN PISCINAS

Además de la disminución del nivel citada anteriormente, otras pistas que nos puede dar la piscina de que está sufriendo una fuga de agua son:

Humedades: Esto es más visible en piscinas de hormigón. Al producirse una filtración de agua hacia el material de construcción, se producirán manchas en la superficie que podrán servirnos cómo indicador de que algo no va bien.

Acumulación de agua en zonas colindantes: Este síntoma es más grave, pues indicará que la fuga es de grandes dimensiones, y será necesario actuar de manera urgente.

¿QUÉ PUEDE CAUSAR UNA FUGA DE AGUA EN LA PISCINA?

Algunas de los factores que pueden causar una fuga de agua en la piscina son:

Fuga por grieta en la piscina: Se pueden producir grietas por el paso del tiempo (muy común en piscinas de hormigón) y movimientos como el empuje del agua o la tierra al contraerse y expandirse, o debido a la acción del sol y fluctuaciones de temperatura.

Fuga por sistema hidráulico: Son las fugas más comunes (alrededor del 80%) y se producen cuando existe un escape ubicado entre el circuito de filtración y bombeo.

CONSECUENCIAS DE LAS FUGAS DE AGUA EN PISCINAS:

Pérdidas económicas: Al producirse una fuga, el consumo de agua del hogar aumenta, lo que se verá reflejado en la factura. Si la fuga es de un tamaño considerable y no la paramos a tiempo, puede suponer un elevado coste en nuestra factura del agua.

Daños en el vaso de la piscina: Si la fuga no se repara pronto, podría pasar de ser un pequeño problema de fácil solución a crear grietas de un tamaño mucho mayor, que podrían causar un problema estructural grave y costoso de solucionar, obligándonos en ocasiones la única a reconstruir todo el vaso.

Daños en los cimientos de la vivienda: En los casos más graves, las filtraciones de agua y humedades podrían llegar a dañar los cimientos de la vivienda.

Daños a terceros: Podría ocurrir lo mismo que en el punto anterior, pero en las casas de los vecinos si estas están cercanas. Esto haría aumentar aún más el coste de la fuga de agua.

EN MERYVA TE AYUDAMOS A PONERLE SOLUCIÓN

Las fugas de agua, a pesar de estar subestimadas, pueden causar problemas considerables en el hogar, por lo que es importante tenerlas controladas. Para evitar este y otros problemas relacionados con el mantenimiento de las piscinas, cuenta con la ayuda de profesionales. Desde Meryva nos ponemos a tu disposición para asesorarte en el cuidado de tu piscina y te ofrecemos nuestros servicios, tanto de prevención como de tratamiento de fugas de agua. No dudes en ponerte en contacto con nosotros, ¡estamos encantados de ayudarte!

Translate »